Para viajar a Turquía podemos decir que nos sobran motivos y razones. Es un país excepcional por sus contrastes y por todo lo que se puede encontrar en materia histórica. Su arquitectura es muy llamativa y en ella se mezclan diferentes estilos y puede verse la influencia de culturas muy distintas.

Pero hoy vamos a dar tres motivos diferentes, ligeros pero igualmente llamativos, que nos invitan a visitar concretamente Estambul.

1) Conocer dos continentes a un tiempo. Estambul está justo en la frontera entre Europa y Asia. De hecho, puedes cruzar un puente y estarás cruzando la frontera entre ambos continentes. Esto es algo que no deja de ser una anécdota, pero es interesantes hacerlo porque a fin de cuentas ¿dónde más vas a hacer algo así?

Este cambio de continentes se puede ver también en la gran mezcla de culturas que hay en Turquía, pudiendo encontrarse con lugares y gente totalmente occidentalizada y con otros que todavía persisten en sus tradiciones más antiguas.

Actualmente, la religión mayoritaria es la islamista y la mayoría de ellos son sunitas, aunque también hay un porcentaje de Alevís.

2) El Gran Bazar. Uno de los lugares más emblemáticos de Estambul es el Gran Bazar. Se trata de una parada obligatoria para todos los turistas pero no esperes encontrarte un mercadillo callejero al uso que puedes visitar en media hora.

Estamos hablando de un mercado con más de cuatro mil tiendas a lo largo de sesenta calles. Así que mejor, vete con calma y con dinero en el bolsillo porque quieras o no, algo te acabará enamorando.

Por supuesto, tendrás que ir preparado para regatear, ya que allí es costumbre hacerlo y si quieres conseguir un buen precio por las cosas tendrás que echarle un buen pulso al vendedor. La excepción está en los llaveritos y objetos de recuerdo que tienen un precio fijo.

3) Realizarte un implante de pelo Turquía. Quizás la opción que no esperabas leer, pero que te haya encendido una lucecita en la cabeza. En Turquía los implantes de pelo son algo muy común y los precios son bajos. Pero sus clínicas son de las más avanzadas a nivel mundial.

Por todo esto, plantearse viajar a Turquía para conocer el país y a la vez planificar un injerto de cabello no es para nada una mala opción y te permitirá ahorrar mucho dinero consiguiendo un dos por uno: turismo y viaje para mejorar estéticamente.

Deja un comentario