Numerosas son las personas que desean salir de lo habitual, romper con la rutina pero las razones pecuniarias las impiden o no tienen tiempo suficiente para viajar. Este tipo de crucero le conviene, un mini-crucero que sea marítimo o fluvial, puede disfrutar una estancia memorable aunque no disponga mucho tiempo. Durante el viaje de tres a seis días puede descubrir destinos de ensueño, visitar varias ciudades y países. Uno de los más elegidos de los cruceristas es la escapada en Caribe-Bahamas con Royal Caribbean ,Norwegian Cruise o Carnival durante el cual puede visitar Miami un paraíso tropical por sus playas, la vida nocturna y otros más.

bahamas-beach

Miami es una ciudad donde se encuentra varias atracciones para todas las edades y nunca no puede aburrirse. Y durante la escala en las islas de Bahamas, los aficionados por los deportes están mimados porque existen varias actividades náuticas tales como el buceo y nadar con los delfines, la pesca, el esquí náutico…

Durante este crucero tiene la oportunidad de visitar Nassau la capital de Bahamas, durante las visitas no debe faltar pasar por el Atlantis Paradise Island que es un complejo turístico que emplea a 6 000 personas.

Puede visitar Great Stirrup Cay y Cococay también durante este mini-crucero por un descanso total para aprovechar del sol en la playa la distracción en boga es el submarinismo para hacer un descubierto del mundo acuático.

Por otra parte el mini-crucero fluvial no deja de ser interesante, un crucero por el Rodano es uno de los preferidos de los cruceristas. El puerto de salida es Lyon que es capital gastronómica de Francia. Puede descubrir en esta ciudad la Ópera de Lyon, los teatros Romanos de Fourvière y otros lugares interesantes los unos como otros.

Y después el barco hará una escala en Arles una ciudad que tiene una riqueza cultural hay varios monumentos como las Termas de Constantin, el Teatro Antiguo pero puede saborear los platos tradicional de la región y visitar también viñedos entre ellos.

Pasar por Avignon o la ciudad de los Papas en 1309 hasta 1423 es ineludible durante el crucero por el Rodano, puede visitar el palacio de los Papas, el famoso Puente de Avignon y otros más.

En Viena uno de los destinos de la travesía, las visitas que no debe faltar son la de la “Maison de la Mer”, el más grande acuario de Austria para ver los peces del Mediterráneo, tiburones… y la de los castillos barrocos de Viena así como la catedral “Saint-Etienne” que es su emblema. Este tipo de crucero permite apreciar el valor de un país y su historia. Pequeños o grandes pueden disfrutar de una estancia lleno de descubrimiento y a la vez divertirse. Viva lo mejor de cada destino para que sea un momento inolvidable en su vida.

Deja un comentario