La mayoría de la gente disfruta del mar solo durante el verano, pero los verdaderos enamorados de este lo hacen incluso en los meses más fríos del año. Para eso se han inventado los trajes de neopreno, ¿verdad?

En cualquier lugar de la costa española, incluso en las frías aguas atlánticas o cantábricas, es fácil ver como los aficionados al surf o al buceo no dudan en enfundarse en sus trajes y acudir al agua siempre que las mareas y los oleajes lo permiten.

Ahora también podrías disfrutar del mar de un modo diferente durante todo el año gracias a los Seabobs. Estas tablas propulsadas alimentadas con una batería eléctrica son una diversión perfecta para todo el año si realmente el frío no es un problema para que tú hagas lo que más te gusta.

Por eso, puedes acudir a un punto oficial de venta de Seabobs en Ibiza y solicitar uno de estos aparatos. Pero antes, deberías de alquilarlo al menos durante un día para probarlo bien a fondo y descubrir si realmente es lo que te gusta.

Cualquier persona que adore el mar se enamorará de un Seabob, pero probarlo debe de ser una condición irrenunciable para disfrutar del mismo. El precio no es excesivamente bajo, así que más vale estar totalmente seguros de que lo que se compra es exactamente lo que se espera conseguir.

Y si lo que esperas conseguir son emociones fuertes, disfrutar del agua sintiendo algo similar a lo que sienten los peces y poder adentrarte en zonas de difícil acceso para disfrutar de las vistas y de la naturaleza marina, el Seabob es lo tuyo.

Sobre todo porque se trata de un juguete ecológico, que no contamina la naturaleza y que funciona mediante agua propulsada y una batería eléctrica no contaminante capaz de crear la magia de impulsar al Seabob hasta a 25 km/hora.

Además de vender el Seabob, en el punto de venta oficial también podrán ofrecer complementos para el mismo, como fundas, carritos de transporte, baterías adicionales o cargadores de máxima velocidad.

Es buena idea platearse acudir cada año para hacer una revisión a fondo al Seabob y asegurarse así de que todo funciona perfectamente. Además, es la excusa perfecta para poder disfrutar de Ibiza. Si es que hacen falta excusas para visitar lo que ya muchos consideran el paraíso en la tierra.

Deja un comentario