Recientemente la Real Academia de Gastronomía y el Instituto de Turismo de España (Turespaña) suscribieron un acuerdo. El convenio establece que, hasta finales de 2012, cooperarán para dar un impulso a aquellos proyectos de Turespaña que tengan un propósito gastronómico.
Lo cierto es que la gastronomía se ha convertido en uno de los grandes reclamos dentro de la oferta turística de muchas ciudades españolas. La cultura culinaria es una buena forma para acercarse a las costumbres locales.
El turismo de calidad gira en torno a dos grandes ejes: naturaleza-deporte y cultura-gastronomía. La oferta turística de España es lo suficientemente extensa como para cubrir con solvencia ambos ejes, sobre todo el último. La cultura española está entre las más importantes del mundo y, desde hace años, la gastronomía española está muy bien valorada dentro y fuera de nuestras fronteras.
Lo que más valoraron los 57 millones de turistas que visitaron España el año pasado consideraron a la gastronomía como uno de los puntos fuertes del país por su calidad y variedad. Las previsiones indican que, si todo sigue igual, en 2012 se superará esta cifra y será, en parte, gracias a la oferta gastronómica.
La oferta gastronómica española ha evolucionado mucho en pocos años. A pesar del éxito de las recetas tradicionales, ahora los chefs tienen más libertad para innovar y esto da lugar a nuevos y suculentos platos.

Deja un comentario