Ibiza está rodeada de una magia especial, todo lo relacionado con esta isla se sale de lo corriente, desde sus fantásticos paisajes hasta las fiestas por las que es conocida en todo el mundo. Lo que empezó siendo un paraíso hippy se ha convertido en un punto de encuentro para amantes de mar, de la naturaleza y de la música de baile.

En las discotecas de Ibiza pinchan los más importantes en los diferentes estilos de música de discoteca y sus locales son famosos por tener los más impresionantes shows de todo el mundo. Podríamos decir que Ibiza es a la música de baile lo que Las Vegas es al juego, un templo que atrae a todos los aficionados que se precien como la luz a las mariposas y que es de obligada visita para cualquier persona que quiera saber lo que es vivir a tope la noche.

En este ambiente es fácil pensar que ya todo está visto y que tras tantos años presentando todo tipo de fiestas y espectáculos ya nada puede sorprender a los visitantes. Hasta que aparece una mujer como Anastasia McQueen y da una vuelta de tuerca a todo lo que hasta ahora habíamos conocido.

Esta saxofonista en Ibiza es capaz de romper moldes como pocas mujeres músico han hecho. Para empezar, su aspecto físico es realmente impresionante. Se trata de una auténtica top model que ha realizado importantes proyectos en su carrera. Pero que esto no haga pensar a nadie que Anastasia es solo una cara bonita que sujeta un saxo y finge tocar mientras se luce en el escenario.

Ella tiene auténtico talento y ha realizado estudios musicales desde muy jovencita, participando en importantes orquestas. Es pues una músico con titulación y conocimientos que sabe conectar con el público con su música capaz tanto de hacer bailar a todo un grupo en una fiesta como de ser la relajante banda sonora de una reunión privada.

Pero con lo que realmente ha roto esquemas es con los espectáculos que ha sido capaz de orquestar en el agua junto con Lindsay McQueen, una de las más importantes figuras del Flyboard a nivel mundial. Mientras ella toca, él y otros compañeros realizan impresionantes números sobre el agua de la piscina. Incluso se atreven a elevar a Anastasia, que acaba tocando mientras sobrevuela el agua dejando al público totalmente asombrado y entregado.

La sorpresa en Ibiza todavía es posible y para aquellos que lo dudan “Anastasia in flight” es su show.

Deja un comentario